Jueves 06 de Agosto del 2020     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Montserrat Comas el día 31 de Enero de 2006

Pregunta.- Un año después, seguro que se han detectado necesidades que en su día no se contemplaron en la Ley. ¿cuáles?

Respuesta.- Lo que he detectado desde el Observatorio es que hace falta que las Administraciones públicas competentes asuman un esfuerzo presupuestario importante para hacer efectivas algunas medidas que contiene la ley y que no se han podido aplicar por falta de presupuesto. Además, hará falta hacer retoques técnico-jurídicos, sin modficar la filosofía de la Ley integral, para que en su aplicación sea mejor.

P.- ¿Por qué la Ley se empeñó en mantener el ómbre "violencia de género" a pesar de que incluso la RAE advirtió de que esta denominación es incorrecta?

R.- El término violencia de género no es sólo un término gramatical, es además un instrumento de análisis con el que se definen las causas de este tipo de violencia. Causas que están en la Historia y en la cultura familiar patriarcal. Durante décadas se ha creído en la supuesta superioridad del hombre sobre la mujer, fundamentalmente en el ámbito de la pareja. El término violencia de género se acuñó en la Cumbre realizada en Pekín en 1995 auspiciada por la ONU, y con ella se quiere significar que este tipo de violencia es de hombres contra mujeres, fruto de las relaciones de dominio y de posesión que históricamente han ejercido aquéllos sobre éstas.

P.- Tengo entendido que una juez de Murcia presentó varias cuestiones de inconstitucionalidad contra la ley integral de violencia de género. ¿Cómo está eso?

R.- Efectivamente, una Juez de lo Penal de Murcia, así como seis Jueces más, han formulado varias cuestiones de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional, al tener dudas de si algunos de los preceptos del Código Penal reformados por la Ley integral encajan en la Constitución. El TC todavía no se ha pronunciado. En mi modesta opinión, esta opición legislativa sí es constitucional, pero el TC es quien tiene la última palabra.

P.- ¿Por que cree usted que ha aumentado tan alarmantemente la violencia de género en estos últimos años?

R.- No hay ningún estudio que demuestre que hoy exista más violencia de género que hace quince o veinte años. Lo que sucede es que ahora la conocemos mejor gracias a que las víctimas han decidido denunciar y los medios de comunicación han ayudado a romper el silencio sobre esta problemática. Sí es verdad que en los últimos años esta lacra social está provocando más muertes y en mi opinión es debido a que antes las mujeres soportaban en silencio los malos tratos porque la moral imperante era aguantar. A medida que las mujeres que sufren violencia deciden decir ¡basta! y separarse, algunas de ellas pagan con su vida el precio por su libertad. Esto es terrible y nos obliga a toda la sociedad a reaccionar, tal y como estamos haciendo.

P.- ¿Es esta ley pionera en el mundo? ¿Hay otros países que se estén fijando ne esta ley para hacer una parecida?

R.- Eefectivamente es pionera, porque es la primera vez que se aprueba en España y en toda Europa una ley de carácter integral, que concentra en un único texto legal todas las medidas que deben adoptarse desde ámbitos muy distintos de la sociedad para poder combatir la violencia de género. Muchos nos están observando para ver en su aplicación si obtenemos resultados y poder introducir en sus países modelos parecidos.

P.- Hola Monserrat, soy una abogada y defiendo la igualdad de derechos, ¿no le parece un poco contradictorio que la ley integral, que incide en la educación en igualdad no ampare a los hombres que sufren malos tratos (aunque sea algo muy minoritario)? Gracias

R.- Los hombres que sufren malos tratos, que los hay, están plenamente amparados. Desde hace años, en este país se han aprobado leyes para combatir la violencia doméstica, es decir, la violencia en el ámbito familiar, la sufra quien la sufra. Si un hombre recibe malos tratos, recibe tutela efectiva de un juez, se le puede aplicar una orden de protección para protegerlo, y si demuestra en un juicio el mal trato se condena a su agresora porque es una conducta tipificada en el Código Penal. Pero el legislador ha decidido dar un paso adelante y combatir lo que constituye la auténtica lacra social en España: la violencia contra las mujeres.

P.- Aunque sea políticamente incorrecto decirlo, las estadísticas demuestran que en 2005 aumentó el número de vícitmas extranjeras asesinadas por sus parejas. Quizá el aumento de la inmigración lo explique en parte, pero en mi opinión, también es un problema cultural (por ejemplo, los sudamericanos son más machistas e incluso las mujeres son más serviciales con sus parejas. ¿Cómo se puede luchar contra eso?

R.- Con medidas preventivas y de educación. El porcentaje de mujeres extranjeras maltratadas en relación a la tasa de población extranjera efectivamente es más alta que en comparación con las mujeres españolas, pero no hay que olvidar que el maltrato no tiene fronteras: ni de nacionalidad, ni de edad, ni de cultura. Es un problema universal muy enraizado también entre españoles.

P.- ¿No le parece que la ley tiene muy buenas intenciones pero que no hay medios suficientes para desarrollarla al cien por cien?

R.- No tiene sólo buenas intenciones. Se ha aprobado con dos objetivos muy claros: caminar hacia la igualdad real entre hombres y mujeres y reducir las insoportables cifras de violencia que sufren las mujeres. Y para ello se han adoptado muchas medidas y con presupuesto económico. Sin embargo, es verdad que otras no se han podido desplegar por falta de presupuesto económico. Por eso se ha de hacer un esfuerzo importante en este sentido.

P.- ¿Qué pasa con el Observatorio para la Violencia de Género y el Plan de Sensibilización? ¿Para cuándo?

R.- No se ha aprobado el Real Decreto de desarrollo de la Ley integral para crear el Observatorio Estatal. El Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales anunció que se haría este primer semestre del año. Respecto a planes de sensibilización, hay varios en marcha, máxime teniendo en cuenta que también los Gobiernos de las comunidades autónomas están haciendo muchas acciones en este terreno.

P.- Muchas mujeres se han beneficiado de los juzgados específicos para la mujer y los juicios rápidos, pero en el ámbito rural la realidad es otra, y los juicios por maltratos a veces se eternizan (yo conozco un caso muy cercano). ¿Qué hacer en esos casos?

R.- Las mujeres del ámbito rural tienen idénticos derechos que el resto de las mujeres. Si se ha fallado en el caso que usted conoce supone un mal funcionamiento de la Administración de Justicia, pero no se puede generalizar. Estas mujeres están recibiendo la misma protección y se están tramitando muchos juicios rápidos en relación a este sector de la población.

P.- Una parte de la ley hablaba de la necesidad de poner en marcha políticas educativas concretas, pero poco se ha hablado de ellas. ¿Se ha hecho ya algo? ¿El qué?

R.- Como Juez, Vocal del Consejo General del Poder Judicial y Presidenta de un Observatorio que trabajamos el problema de la violencia desde el ámbito de la Administración de Justicia, no me atrevo a contestar esta pregunta por falta de datos. En todo caso, la obligación legal está en vigor desde hace un año. Hará falta evaluar las medidas desde el ámbito educativo.

P.- Soy una joven de 28 años con estudios superiores que fue victima de malos tratos. Hace un año que logre separarme de mi agresor. En aquel momento pienso que me hubiera ayudado mas un psicologo que un juez, ya que en cierto modo soy complice de lo que ocurrio (al encubrirlo y aceptarlo mucho tiempo). No cree que la raiz de los malos tratos se trataria de manera mas eficaz mediante otro tipo de estrategias? Acaso castigar al agresor va a erradicar por completo el problema? No es solo una solucion temporal? Muchas gracias.

R.- Comparto plenamente su reflexión. Es más, creo que el legislador, con la aprobación de la Ley integral, nos da el mismo mensaje: el problema del maltrato no sólo lo solucionaremos de la mano de medidas judiciales o policiales. Por eso la ley diseña soluciones desde el ámbito de la educación, contra la publicidad ilícita, con ayudas sociales y psicológicas a favor de las víctimas, reinserción social de los condenados, medidas preventivas, etc., además de las judiciales y policiales.

P.- Leí en su día que la ley contempla la rehabilitación de maltratadores. ¿Se ha puesto ya en marcha algún programa? ¿De verdad cree que es posible rehabilitar a un maltratador?

R.- Es obligatorio intentar la rehabilitación de los condenados. Es, además, una consecuencia de la Constitución española, que con buen criterio no exceptúa a ningún delincuente de la posibilidad de ser reinsertado, es decir, que cuando salga de la prisión aprenda a convivir con los demás sin volver a delinquir. Aquí en España no hemos hecho una apuesta decidida a favor de ello. Son muy pocos los programas y los centros creados. El porcentaje de éxito es escaso, pero no por ello podemos renunciar a intentarlo. Uno de los fines de la pena, aunque no el único, es la reinserción.

P.- Imagino que el CGPJ tendrá estadísticas del número de violencias falsas que existen en el ámbito de los malos tratos. ¿Se registran muchas? ¿Qué métodos existen para detectarlas? Cuando se detectan, ¿se sanciona a quien lo ha hecho? Gracias por estar aquí y ojalá algún día se acaben estas muertes.

R.- El número de procedimientos incoados por los Jueces de Instrucción contra denunciantes por haber formulado denuncias falsas es muy escaso. No dispongo en este momento de la cifra. Pero el porcentaje es tan pequeño que no podemos centrar el debate en esta cuestión. Las denuncias falsas que existan, al igual que existen en otros delitos, se han de perseguir rotundamente. Para esto están los Jueces y los Fiscales, para garantizar los derechos de todos, y, por tanto, tambien de los denunciados. Y lo están haciendo. Cuando la solicitud de una Orden de Protección no está fundada, se desestima, aunque ello no equivale a que la denuncia sea falsa. En ocasiones se ha de archivar por falta de prueba, porque estamos ante un delito muy invisible, al suceder intra-muros de los domicilios, sin más prueba que la propia declaración de la víctima, las cuales tienen muchas dificultades para poder probar el delito que denuncian.

P.- un año después de su entrada en vigor, ¿qué objetivos de la ley cree que se han cumplido , totalmente o en parte, y cúáles quedan pendientes de cumplir?

R.- Respecto a la parte de la ley que incumbe a los Jueces, ya hemos logrado un objetivo: terminar con la dispersión judicial, tan enemiga de la eficacia judicial. Hemos acabado con el peregrinaje de las víctimas a varios Juzgados para resolver su problema. Desde el 29 de junio del año pasado, un solo Juzgado en cada partido judicial entiende de todas las denuncias por violencia de género y de las cuestiones civiles si hay separación, divorcio o menores a proteger. Pero quedan todavía muchas cosas: mejorar la información a las víctimas, crear centros donde desarrollar los progrmas de reinserción de los condenados, crear más Juzgados de Violencia sobre la Mujer con competencia exclusiva para poder otorgar una respuesta judicial con más calidad y más eficaz. Un año es todavía pronto para que la ley nos dé el resultado más esperado por todos: que no existan más mujeres asesinadas y que logremos erradicar el mal trato. Éste es un problema ancestral, con el que llevamos décadas, y por eso sabemos que costará lograr estos objetivos. Pero nos hemos de creer que son posibles.

P.- Las muertes de mujeres no se van a acabar nunca, igual que siguen existiendo robos, asesinatos, etc. a pesar de que haya leyes contra estos delitos. Y las muertes por malos tratos no es un fenómeno exclusivo de España, existen en todos los países del mundo. ¿qué es lo que realmente pretende esta ley?

R.- En modo alguno comparto con usted que no podamos acabar con las muertes de mujeres por sus parejas o ex parejas. Es un hecho intolerable en una sociedad democrática. Es la primera causa de muerte dolosa violenta, es decir intencionada, desde que el terrorismo afortunadamente no mata. Las medidas que despliega esta ley pretenden reducir las cifras mortales y el resto de los actos violentos. Para ello hemos de cambiar fundamentalmente los patrones culturales machistas muy enraizados en nuestra sociedad. Porque es por culpa de estos patrones que todavía hay hombres que utilizan la violencia para mantener una situación de control o de dominio respecto a su pareja. Y esto es un tema cultural, no es fruto de la biología. Y por eso estoy convencida que el problema tiene solución y que lograremos acabar con este problema. Usted tiene razón en que es un problema universal y por eso existen tantas recomendaciones internacionales dirigidas a los Gobiernos de todos los países para que adopten medidas para combatir la violencia de género. Y muchos lo están haciendo, como nosotros.

P.- Tengo una amiga maltratada que siempre me dice que una vez que denuncias empieza una segundo maltrato: el institucional. Que no es un camino de rosas y que los medios y recursos al alcance de las víctimas son, muchas veces, muy distintos a como nos cuentan la película los medios de comunicación.

R.- Es verdad que hay mujeres que relatan haber tenido malas experiencias con la Administración de justicia o con otras Instituciones. Hay que escucharlas, porque nos ayudan a cambiar lo que funciona mal. Pero, sinceramente, creo que hemos avanzado mucho en la respuesta institucional. Y debemos esforzarnos todavía más. Las víctimas y el problema lo merecen.

P.- ¿cuántas mujeres viven hoy día con una orden de alejamiento? ¿Y con servicio de teleasistencia?

R.- Miles de mujeres. No le puedo concretar. Estoy en la sede del periódico y no en mi despacho. Lamento no tener la cifra en la cabeza, pero en el portal web del Consejo General del Poder Judicial, en la ventana del Observatorio, tenemos publicadas todas las cifras y estadísticas, con total transparencia. Respecto al servicio de teleasistencia, el dato lo tiene el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

P.- ¿No es un poco exagerado hablar de "terrorismo doméstico"?

R.- Hay mujeres que viven en sus domicilios auténtico terror, porque además de estar maltratadas y amenazadas, además están sojuzgadas, y tienen auténtico pánico de denunciar esta situación por miedo a la respuesta que puede adoptar su agresor. Además les unen vínculos sentimentales, con dependencias en algunos casos también económicas. Hay que situarse en la piel de estas mujeres para comprender el dolor y terror que sienten y lo difícil que es salir del círculo de la violencia a la que están sometidas. Sin embargo, yo no empleo la palabra terror doméstico, porque esta lacra social obedece a causas distintas al terrorismo. Prefiero hablar de violencia criminal machista.

P.- ¿Por qué no entran en las estadísticas los maltratos a los hombres? ¿No existen? ¿Es menos malo el maltratar a un hombre que el hacerlo a una mujer?

R.- Sí hay cifras y estadísticas y además publicadas cada día por el Observatorio que presido. En nuestras estadísticas judiciales preguntamos todas las cifras que afectan a todas las personas en el ámbito familiar: niños, ancianos, hombres y mujeres. Puede comprobarlo en nuestra página web.

P.- quisiera saber si cuando se detecta una denuncia falsa es denunciada de oficio y condenada. gracias

R.- Es un delito perseguible de oficio. Si el juez o el fiscal al examinar un atestado, o al valorar las pruebas practicadas en la fase de instrucción, o cuando se celebra el juicio, considera que hay indicios de que se ha efectuado una denuncia falsa, tiene la obligación, y así lo están haciendo, de incoar un procedimiento penal contra la parte denunciante. La denuncia falsa es un delito que está en el Código Penal desde hace muchos años y se persigue de oficio.

P.- No le parece muy leve esta ley? la gente habla mucho de las victimas mortales, que hay de las miles de mujeres que no tienen vida por estar amenazadas, que no pueden ir por la calle tranquilas, que tienen depresiones por ello? se que eso es incluso peor a que te maten de una vez, es horrible la situacion

R.- Esta ley no sólo pretende como objetivo reducir y terminar con las muertes, sino también contra todo tipo de maltrato, sea físico o psicológico. Después del derecho a la vida, el derecho a la libertad es muy importante, es decir, el derecho a no ser amnezada ni coaccionada y tambien el derecho a la integridad física. La ley pretende conseguir un objetivo deseado por todos los ciudadanos y ciudadanas: la plena erradicación del maltrato hacia las mujeres.

P.- Sabiendo que un maltratador en juicio se puede conformar, lo que implica que le reduzcan la pena en un tercio ¿no cree vd que hay que reformarlo para evitar la reduccion de condena?

R.- No creo que haya que reformar este aspecto de la ley. Hay hombres denunciados por primera vez que reconocen los hechos. No es malo que esto suceda y tampoco es malo que el legislador le otorgue un beneficio de poder reducir su condena si se conforma con los hechos y con la pena que solicite el Ministerio Fiscal. Hay Jueces que comentan que algunos de los agresores juzgados a través de un juicio rápido, con conformidad, despues no han reincidido.

P.- Hola! Soy inmigrante marroquí y me preocupa el juicio que se hace a nuestra sociedad con respecto al trato a las mujeres. El ejemplo está que aquí en España son asesinadas al año 70 u 80 mujeres por maridos o novios cristianos. ¿cómo usted ve este hecho tan hipócrita que se critica los de fuera poniéndose un velo en los ojos por lo que pasa aquí tan cerca?. No lo entiendo

R.- Sinceramente, no creo que nos estemos poniendo un velo respecto a lo que pasa en nuestro país. Publicamos con transparencia el número de mujeres muertas y el número de denuncias y de condenas por maltrato. Y publicamos también los porcentajes de las víctimas españolas y extranjeras. Y por eso sabemos que el porcentaje más alto de asesinadas y maltratadas es de mujeres de nacionalidad española. No creo de verdad ni que lo estemos ocultando ni que estemos desviando la culpa hacia otros países, tampoco hacia el suyo. Otra cosa es que también critiquemos que en algunas culturas distintas a las nuestras existan muchas mujeres en situaciones de discriminación, en situaciones de clara inferioridad en relación a los hombres. En España hemos dado más pasos hacia la igualdad que en otros países, pero seguimos denunciadno y criticando que no hemos alcanzado la igualdad real entre hombres y mujeres.

P.- en general, ¿qué balance hace usted de este primer año de la ley

R.- El balance del primer año de la ley -en lo que afecta a las medidas judiciales, sólo medio año- es positivo. Creo que es un buen instrumento para luchar contra la violencia de género. No es el único, pero éste es el instrumento más importante. Es verdad que a todos, a mí la primera, nos gustaría resultados más tangibles, más visibles. Nos duele cada muerte, cada acto violento, tanto dolor y tanta soledad de muchas mujeres. El camino para acabar con ello será largo, porque el problema es muy complejo de resolver, al afectar a patrones culturales con hondas raíces culturales, pero lo importante es que nos hemos trazado un camino, un objetivo y que cada vez son más las mujeres y hombres que estamos colaborando para lograrlo. Creo que esta sociedad ha cambiado mucho en la implicación y en la respuesta contra esta lacra social. Es un problema de todos: de hombres y de mujeres. La ley nos proporciona los instrumentos adecuados, por eso creo que es válida.

P.- ¿No seria logico empezar por reformar los valos actuales que se dan a nuestros hijos? Los niños solo ven violencia, maltrato, abuso... y en todas pertes, tebeos, cine, serie de television, videojuegos ...

R.- Ésta es una tarea importantísima. Si logramos educar a nuestros hijos en los valores de la igualdad y de la no violencia, en todos los ámbitos, y a que sepan resolver los conflictos familiares sin violencia, lograremos el gran cambio. Para que las nuevas generaciones vivan sin violencia, tiene usted razón de que debemos trabajar desde ahora para que tengan otros valores. Por eso la educación en la escuela, en la familia, es tan importante. Los menores reproducen lo que ven en el interior y en el exterior de sus casas. Nos estamos jugando nuestro futuro y el de ellos.


Entrevistado por El Mundo

El 31 de Enero de 2006




Montserrat Comas
Político

Cuando se cumple un año de la entrada en vigor de la Ley Integral contra la violencia de género, la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y vocal del Consejo General del Poder Judicial hace balance de la eficacia de esta legislación que despertó tanta polémica.



Quizás te pueda interesar

           
Alfons López Tena
           
Barack Obama

           
Manuel Rodríguez Cuadros
           
Francisco Frutos

           
Raül Romeva
           
Mayte Pagazaurtundúa

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com